Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Víctor López Cotelo: "De qué sirve tener los productos más sofisticados, si no va acompañado de unos profesionales adecuadamente formados"

Entrevista con el arquitecto, que acaba de recibir Medalla de Oro de la Arquitectura 2016: “La formación es lo más importante para conseguir una construcción de calidad”

Entrevista

El archipremiado arquitecto Víctor López Cotelo acaba de recibir la Medalla de Oro de la Arquitectura Española del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE). Nacido en Madrid en 1947, este arquitecto que se enorgullece de “buscar la excelencia a diario y en todo lo que hace”, obtuvo el título de Arquitecto en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 1969, en las especialidades de Construcción y Urbanismo.

Después trabajó en las instalaciones olímpicas en Munich desde 1970 a 1972, año en el que comenzó su colaboración en el estudio de Alejandro de la Sota hasta 1979, formación y aprendizaje que, en sus palabras: “Determinaron lo que fui después y lo que soy hoy”. “El futuro se construye cada día y así se va conformando una manera de pensar y de estar en la vida”, afirma López Cotelo, que, tras trabajar con De la Sota, comenzó a desarrollar su actividad profesional de forma independiente.

Otra faceta suya que él mismo destaca como determinante en su trayectoria es la de profesor. Trabajó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, en la Cátedra de Proyectos, de 1982 a 1986. En 1993 es invitado como Profesor de Proyectos e Intervención en el Patrimonio de la Escuela de Arquitectura de la TU de Munich y en 1995 obtuvo la Cátedra de Proyectos en dicha Escuela.

Es miembro de la Academia de las Artes de Berlín y miembro correspondiente de la Academia de las Bellas Artes del Estado de Baviera.

Su actividad profesional ha sido publicada en numerosas prestigiosas revistas profesionales españolas y extranjeras y se completa con la participación en numerosos jurados, seminarios, conferencias, exposiciones y concursos, tanto nacionales como internacionales.

PREGUNTA.- La Medalla de Oro de la Arquitectura del CSCAE es un galardón que reconoce la carrera y labor del arquitecto. ¿Qué ha supuesto para usted este premio?

RESPUESTA.- El reconocimiento siempre es agradable y más cuando proviene de tus propios compañeros de profesión, pero lo importante es que uno trabaje siempre con unos niveles de autoexigencia elevados en todo lo que hace.

P.- Respecto a su trayectoria, ¿qué proyecto destacaría de toda su carrera profesional?

R.- Como digo, uno debe buscar siempre la excelencia en todo lo que hace. Sí es cierto que hay cosas que determinan y marcan tu carrera, que en mi caso fueron, por ejemplo, mi paso por el estudio de Alejandro de la Sota; mis trabajos en Alemania; mi evolución en el ámbito de la docencia… Luego hay obras que obtienen un mayor reconocimiento o impacto externo, como la rehabilitación de la Casa de las Conchas de Salamanca... Pero mi objetivo nunca ha sido ganar premios, sino hacer las cosas con ilusión para que salgan bien, asumiendo riesgos, no acomodándome. La arquitectura, para mí, tiene sentido para hacer cosas nuevas y estimulantes, para hacer que lo cotidiano sea diferente. Se trata de una actitud frente a las cosas que nos rodean y eso es lo que a mí verdaderamente me importa y me interesa.

P.- El pasado año obtuvo el Premio de Arquitectura Española 2015 por la rehabilitación del antiguo Hospital Militar de Granada para acoger la Escuela Técnica Superior de Arquitectura. ¿Qué importancia cree que tiene la rehabilitación en la actualidad y en el futuro del sector?

R.- La rehabilitación tiene mucho sentido y cada vez lo va a tener más: primero, porque la población es la que es y antes de seguir construyendo cosas nuevas, lo suyo es rehabilitar, mantener y mejorar lo que ya se tiene. Y segundo, porque se puede rehabilitar con materiales nuevos y mejorar la calidad de las cosas ya existentes. Lo primero que se debe hacer es aprovechar lo que ya se tiene, reconducirlo y mejorarlo.

P.- Unido a la rehabilitación, cada vez se habla más de la sostenibilidad, la eficiencia energética… ¿Qué opina al respecto?

R.- La humanidad tiene un problema medioambiental muy grave y en países como España ‘se juega’ con cosas como la certificación energética, que yo dudo que realmente haya servido o esté sirviendo para algo. El tema de la sostenibilidad tiene que interiorizarse desde que se nace. Tiene que impregnar todos los ámbitos de la vida de una persona y de la sociedad en general y mientras esto no se consiga, no se avanzará en nada. Debe implicar necesariamente un cambio de mentalidad y convertirse en una forma de vivir a nivel colectivo.

En Alemania se educa a los niños en todo esto desde que son muy pequeños y eso es lo que de verdad vale: que tengas interiorizado que yendo a trabajar, por ejemplo, en transporte público o haciendo pequeñas cosas en tu vida cotidiana, estás contribuyendo a algo mucho mayor y más importante. Dar consejos generales, como cuánto tiempo ventilar una casa a diario, etc, es hacernos un flaco favor o hacernos trampas en solitario, porque todo depende de dónde vivas, de la climatología y de muchas condiciones particulares de cada caso. Y si luego además circulas a 150 km/h por la autopista, pues entonces de qué estamos hablando…

P.- La Fundación Laboral de la Construcción lleva más de un año trabajando en un itinerario formativo sobre BIM (Building Information Modeling) para ofrecerlo a los trabajadores del sector de la construcción. ¿Cómo cree que está evolucionando la implantación del BIM en España?

R.- BIM está muy bien y quizá sea el futuro, pero a día de hoy, ¿de qué sirve tanta digitalización y trabajar todos a la vez en tiempo real en un único soporte si luego no se colocan bien las cosas? Antes de la década de los años 60 sí había más profesionalidad, pero luego comenzó a sumarse al sector mucha gente sin formación. De qué sirve tener los materiales y productos más sofisticados e innovadores del mercado si no va acompañado de unos profesionales suficientemente formados como para saber instalarlos adecuadamente. La formación es crucial.

P.- Entonces le gustará la labor que realiza la Fundación Laboral de la Construcción…

R.- Por supuesto, me parece que la Fundación realiza una labor importantísima. La formación es lo más importante para conseguir una construcción de calidad y lo único que puede elevar los niveles de exigencia y excelencia.

En España se trabaja con poco rigor. Creo que la crisis también ha servido para sanear el sector y se ha tomado más conciencia de la importancia de la formación.

P.- Usted es el responsable del proyecto del Centro de Formación en materia de Rehabilitación y pionero en España, que estamos haciendo en Santiago de Compostela, situado en la antigua curtiduría de Pontepedriña de Arriba (O Avío), en las orillas del Sarela, y que será la futura sede de la Fundación Laboral de la Construcción en Galicia… ¿Qué retos le planteó este trabajo? ¿Qué aspectos destacaría del proyecto?

R.- Precisamente me gusta este proyecto por muchos motivos: como proyecto arquitectónico en sí mismo, por lo que significa rehabilitar lo que ya existía y en un entorno precioso; y por otro, por sus objetivos, como centro de formación y más aún especializado en materias de rehabilitación.

P.- ¿Qué proyectos está desarrollando en la actualidad? ¿Tiene nuevos trabajos en mente?

R.- Me gustaría tener muchos proyectos en el futuro. El sector vive en estos momentos una tragedia, porque, entre otras cosas, se mide más el precio que la calidad…

Ahora mismo estamos restaurando de nuevo, 20 años después, la Casa de las Conchas de Salamanca y acabando vuestro Centro de Pontepedriña.

 

Suscríbete gratis a nuestro boletín semanal de noticias.

=

He leído y acepto la cláusula de protección de datos del Boletín

Para no volver a recibir el boletín puedes darte de baja AQUÍ