Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Entrevistamos a Pedro Hojas, secretario general de UGT-FICA y vicepresidente de la Fundación Laboral de la Construcción

"La Federación ya ha propuesto en reiteradas ocasiones, desde marzo de 2010, una Estrategia de Estado para la Rehabilitación de Viviendas y Edificios que incluía un plan que podría generar inmediatamente 600.000 empleos en la rehabilitación de 200.000 viviendas al año. Para UGT-FICA, la rehabilitación es la principal salida para la recuperación económica del sector inmobiliario y de la construcción y del tejido industrial"

"Los más de 72.000 trabajadores formados en 2015 en la Fundación Laboral de la Construcción son un buen ejemplo de que invertir en formación es invertir en el futuro del sector"

Entrevista
Fuente -

Fundación Laboral de la Construcción.-

Pedro Hojas nació en Burgos, en marzo de 1968. Técnico en Prevención de Riesgos Laborales y con estudios técnicos de Formación Profesional, se afilió a UGT en el año 1989, y comenzó a trabajar en la empresa Cerámicas Gala, del Grupo Roca, de cuyo Comité de Empresa fue elegido miembro como delegado en 1990.

Desde 1992 ha desempeñado diferentes cargos de responsabilidad dentro de la UGT. Ya en el año 1992 fue elegido secretario general de FEMCA-UGT de Burgos, cargo que desempeñó hasta el año 1998, cuando, tras el proceso de fusión de UGT-METAL y FEMCA-UGT, fue elegido secretario de Expansión y Empleo de la nueva Federación de Metal, Construcción y Afines de UGT (MCA-UGT) de Castilla y León.

En el año 2006, pasó a ser secretario de Acción Sindical de MCA-UGT Castilla y León, y cuatro años más tarde, en 2010, en el 4º Congreso Regional, fue elegido secretario general de MCA-UGT Castilla y León, cargo que desempeñaría hasta mayo de 2016, cuando resultó elegido secretario general de la nueva UGT-FICA en su Congreso Constituyente.

En la actualidad ostenta también la vicepresidencia en dos Fundaciones: la Fundación Laboral de la Construcción y la Fundación Anastasio de Gracia AG FITEL.

Asimismo, es miembro del Comité Ejecutivo de IndustriALL Europa y de la Federación Europea de Trabajadores de la Construcción y de la Madera (FETCM). 

PREGUNTA.- ¿Cómo ha sido el salto de ser el secretario general de MCA-UGT de Castilla y León a convertirse en el secretario general de UGT FICA?

RESPUESTA.- La verdad es que ha sido fruto de una fuerte reflexión personal, ya que no es fácil dejar la vida familiar y desembarcar en Madrid, porque desde siempre he valorado la cercanía y el apoyo de mi entorno familiar. El reto de dirigir una Federación nueva y de tanto calado como UGT-FICA, fruto de la integración de las antiguas MCA y FITAG, me llevó a tomar esta decisión, meditada y acordada con mis compañeros. Siempre he pensado que en este tipo de decisiones debe primar el interés general de la Organización antes que cualquier otro interés personal, y en mi caso, puedo asegurar que ha sido así. Estoy muy orgulloso de haber contribuido a desarrollar un proyecto sindical en Castilla y León y allí seguiría de no haber sido por el apoyo de muchos compañeros y compañeras que me animaron a tomar esta decisión. Creo que era necesario dar un paso al frente y aportar mi experiencia en un proyecto nuevo e ilusionante como es el de UGT-FICA.

Estoy muy satisfecho de que la mayoría de los delegados y delegadas que asistieron al Congreso Constituyente de UGT-FICA apostaran por mi candidatura y me dieran su apoyo para dirigir este proceso de modernización de mi Federación.

P.- ¿Cuáles han sido sus primeros retos al frente de la nueva Federación?

R.- Lógicamente, el primer reto ha sido el de poner en marcha esta nueva Federación que es UGT-FICA. Tras la celebración del Congreso Constituyente a nivel estatal, hemos comenzado a desarrollar la nueva estructura en todos los territorios y en todos los ámbitos, lo que constituye un trabajo “aguas abajo” muy complejo y largo, que se añade al día a día que lleva a cabo el Sindicato en nuestro país. Se trata de una nueva etapa muy ilusionante, pero también de enorme compromiso con la UGT y con los trabajadores y las trabajadoras de este país, ya que todo este proceso de modernización y simplificación de nuestras estructuras tiene como objetivo dar una mejor respuesta a los trabajadores y trabajadoras de nuestros sectores, adaptando el Sindicato a la realidad cambiante y a la propia situación de la Organización.

Otro gran objetivo de la UGT es el de contribuir a crear más empleo de calidad y con derechos en nuestro país, y desde el punto de vista de la Federación, de crear empleo digno en nuestros sectores, ya que tener empleo, hoy en día, no es sinónimo de garantía de vida.

Y junto a estos grandes retos, no podemos olvidar otros ligados a ellos y que consideramos necesarios para salir de este largo pozo de la crisis, como apostar por un cambio de modelo productivo que se base en la industria y una política industrial proactiva, consolidar el sector de la construcción, mejorar las estructuras de las explotaciones agrarias, apostar por cambios estructurales en las comarcas mineras, abordar la reforma del sistema energético, revertir la pérdida de derechos que hemos sufrido como ciudadanos y trabajadores (como la derogación de la reforma laboral y del artículo 315.3 del Código Penal, que ha llevado ante la Justicia de más de 300 sindicalistas por ejercer sus tareas), y recuperar el diálogo social roto por el Gobierno del PP y el modelo de relaciones laborales que veníamos practicando desde el inicio de la democracia, basado en la negociación colectiva.

P.- Tras su elección, declaró a los medios que el gran reto de la nueva Federación es fortalecer la estructura interna y adaptarla a los tiempos modernos, ¿qué se está haciendo en este sentido?

R.- Bueno, como comentaba antes, a lo largo de este año y de parte de 2017 vamos a implantar la nueva estructura en todo el territorio. Esto se va a traducir, además de en una simplificación y modernización del Sindicato, en una mayor presencia sindical en las empresas a las que nos es difícil llegar. No hay que olvidar que España es un país que está compuesto fundamentalmente por pymes, en torno al 98% de las empresas, y por ello los Sindicatos nos encontramos con bastantes dificultades para llegar a todas ellas con un mensaje inequívoco. En las grandes empresas, en donda la presencia sindical es fuerte, los mensajes y nuestras propuestas se trasladan rápidamente en uno y otro sentido. No es por casualidad, que cuando la implantación del Sindicato es mayor, esto se traduzca en una menor repercusión de toda la batería de medidas antisociales aplicadas en estos últimos años, entre las que se encuentra la reforma laboral, y en unos convenios colectivos con mayor fortaleza.

A través de la nueva estructura, vamos a conseguir estar más presentes en el día a día de nuestros delegados y de los trabajadores y, en consecuencia, vamos a estar mejor preparados para ofrecer una más rápida respuesta a los problemas de los trabajadores ofreciendo, además, respuestas homogéneas.

En esta línea, queremos abrir más el Sindicato a la participación de nuestras bases, para que las opiniones y propuestas de nuestros afiliados, y no sólo de ellos, también de cualquier otro trabajador, sean escuchadas y tenga una respuesta adecuada. Se trata de que la cabeza del sindicato esté muy unida al cuerpo y se enriquezca en una doble dirección.
 
P.- También manifestó su intención de apostar por la sectorialización y que el sindicato se acercara a los centros de trabajo. ¿Cuáles serán las líneas para conseguirlo?

R.- La apuesta por la sectorialización de la UGT se aprobó en el 41º Congreso Confederal, y se concretó y 'mandató' en el 42º Congreso Confederal que celebramos a principio de abril. ¿Qué buscamos con la sectorialización? Nada más y nada menos que adaptarnos a la realidad cambiante de la sociedad y de las empresas, para poder seguir cumpliendo nuestros objetivos de defender los intereses de los trabajadores, mejorar sus condiciones laborales y preservar el empleo. Vivimos unos tiempos muy complejos, en los que las relaciones entre empresas y aún entre sectores son cada vez más estrechas, y por ello necesitamos reunir en torno a una única Federación, estructurada en sectores, todas aquellas actividades que intervienen en el conjunto de la cadena de valor para poder mantener una presencia y acción sindical coherente en las empresas, ajustada a las necesidades, y ofreciendo, como decía antes, respuestas similares a los mismos problemas.

Qué duda cabe de que la mejor forma de cumplir nuestros objetivos es través de una estructura sectorial como la que nos hemos dotado que, como dije antes, nos va a permitir mejorar la presencia de UGT-FICA en las empresas y seguir desarrollando, y con más eficiacia si cabe, una acción sindical coherente y ajustada a las necesidades reales de los trabajadores y las trabajadoras.
Estoy convencido de que hemos optado por el camino correcto, el camino que nos debe servir para seguir defendiendo los derechos e intereses de los trabajadores de nuestro país.
 
P-. ¿Cuál es su diagnóstico sobre la situación que atraviesa el sector de la construcción en nuestro país? ¿Qué medidas considera que habría que tomar para superar definitivamente la crisis de este sector?


R-. El sector de la construcción en nuestro país sigue sin ver la senda de la recuperación. Es cierto que en el ámbito internacional nuestras empresas están cerrando buenos acuerdos y tienen hoy más del 80% de sus carteras de obra en el exterior, pero en el ámbito nacional, la recuperación no termina de vislumbrarse. ¿Por qué? En primer lugar, por la falta de inversión. Desde el año 2010, una de las principales víctimas de las políticas de ajuste que seguimos sufriendo ha sido precisamente la inversión pública, que ha caído en un 21%, y ha afectado de manera muy especial a las infraestructuras. El Gobierno ahora en funciones ha antepuesto el objetivo de reducir el déficit público a cualquier otro, olvidando el efecto multiplicador que las infraestructuras ejercen sobre la iniciativa privada y sobre el dinamismo económico y el empleo. Para UGT-FICA es esencial invertir esta tendencia y poner en marcha fórmulas que permitan no solo aumentar, sino mantener un esfuerzo inversor constante, tanto para desarrollar nuevos proyectos como para contribuir al mantenimiento de las infraestructuras ya existentes.

Por otro lado, y tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, ni el Gobierno anterior ni el actual han sabido atajar la crisis y frenar la sangría de pérdida de puestos de trabajo que ha sufrido el sector, superior a 1.200.000 empleos destruidos en empresas constructoras, más de 300.000 fabricantes de productos y más de 50.000 de ingeniería y arquitectura, y decenas de miles de gremios de la construcción, agentes inmobiliarios, promotoras, etc. Y si a estos empleos directos sumamos el efecto de arrastre del sector en nuestra economía, el impacto en el empleo es y ha sido brutal. La Federación ya ha propuesto en reiteradas ocasiones, desde marzo de 2010, una Estrategia de Estado para la Rehabilitación de Viviendas y Edificios que incluía un plan que podría generar inmediatamente 600.000 empleos en la rehabilitación de 200.000 viviendas al año, actividad que, según los cálculos del Sindicato, podría prolongarse durante más 10 años ante la necesidad de rehabilitar urgentemente dos millones de viviendas en estado deficiente, malo o ruinoso que serían objeto de este plan, puestos de trabajo a los que cabría sumar los miles de empleos que se crearían también en la industria auxiliar y de proveedores. Para UGT-FICA, la rehabilitación es la principal salida para la recuperación económica del sector inmobiliario y de la construcción y del tejido industrial, ya que reactivaría además la actividad de industrias que van desde la siderurgia hasta los electrodomésticos, pasando, por ejemplo, por el cemento, las tejas, la cerámica, etc.

Creo que el nuevo Gobierno debería atender de una vez a las demandas del sector y propiciar un diálogo entre todas las partes, que contribuya a sacar de la crisis al sector del construcción y a lograr su consolidación, lo que requiere de un sector adaptado a las necesidades reales y dirigido a actividades generadoras de desarrollo y de empleo estable, como la rehabilitación y la conservación de infraestructuras.
 
P.- ¿Qué opina de la labor de la Fundación Laboral de la Construcción?

R.- A mi entender, la Fundación Laboral de la Construcción está llevando a cabo una labor fundamental en el sector. Conozco muy bien esta fundación y su labor. Llevo muchos años trabajando y colaborando con ella desde Castilla y Leon, una labor que supone una inversión segura y de futuro a medio plazo, ya que la formación de los trabajadores es algo tangible que contribuye, y de qué forma, al desarrollo y crecimiento del sector. Necesitamos más fundaciones como la Fundación Laboral de la Construcción, que se adelanten a las necesidades del sector y faciliten el reciclaje de los trabajadores y sus posibilidades de encontrar y/o mantener su empleo. Creo que el Plan Estratégico 2016-2020, que el Patronato aprobó recientemente, es un buen instrumento para impulsar un sector de la construcción nuevo, que debe seguir estando a la vanguardia de las tecnologías, de los nuevos materiales y los nuevos procesos productivos en un entorno cambiante, y para adaptarse a los nuevos tiempos y a los nuevos modelos laborales.
 
P.- ¿Qué camino cree que debe seguir la Fundación para seguir siendo un referente en el sector?

R.- Ni más ni menos que el camino que viene desarrollando en los últimos años. Estoy convencido de que las estrategias puestas en marcha por la Fundación Laboral van a contribuir a que siga siendo ese referente incuestionable del sector. Al igual que UGT-FICA, la Fundación ha iniciado un proceso irreversible de acercamiento a las empresas y a los trabajadores que debe servir no sólo para hacerla más eficaz, sino también para asegurar el crecimiento de un sector tan necesario para nuestro país. Los más de 72.000 trabajadores formados en 2015 son un buen ejemplo de que invertir en formación es invertir en el futuro del sector.

P.- ¿Cuál considera que es la asignatura pendiente de la Fundación Laboral?

R.- Como decía antes, creo que la Fundación ha iniciado una labor muy interesante de adaptación a la realidad actual del sector y a las nuevas tendencias de las empresas, que era, quizá, uno de los déficits de la entidad paritaria. Estoy convencido de que la Fundación Laboral va a seguir siendo un referente en el sector y que, desde luego, va a seguir desarrollando una importantísima labor de búsqueda del consenso y del diálogo entre las distintas partes que lo confoman.

Suscríbete gratis a nuestro boletín semanal de noticias.

=

He leído y acepto la cláusula de protección de datos del Boletín

Para no volver a recibir el boletín puedes darte de baja AQUÍ