Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Entrevista con Aniceto Zaragoza, director general de Oficemen: “Esperamos que el consumo de cemento crezca un 5% este año”

“En los siete últimos años hemos caído hasta unos niveles de consumo de cemento que son casi idénticos a los de hace 50 años”, asegura el responsable de la patronal de las cementeras

Entrevista
Fuente -

Fundación Laboral de la Construcción.

 

Aniceto Zaragoza Ramírez es el actual director general de Oficemen, la patronal de las empresas cementeras españolas. Es doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la UNED, licenciado en Historia por la UNED, y licenciado en Grado de la Ciencia Política y de la Administración por la UNED. Además, es profesor titular del Departamento de Transportes de la Universidad Politécnica de Madrid.

Asimismo, en la actualidad desempeña otros cargos como el de secretario general de IECA, secretario de la Fundación CEMA (Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente), presidente de la Plataforma Tecnológica Española del Hormigón, y presidente del Foro de Infraestructuras.

Ha ejercido el puesto de presidente de ERF (European Road Federation), de Eupave, de ITS España,  y de IVIA (Instituto Vial Iberoamericano), y el de director general de la Asociación Española de la Carretera.

Entre sus distinciones, posee la Medalla de Oro de la AEC y la Medalla al Mérito Profesional del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

 

PREGUNTA: Tras el verano parece que empezaron a registrarse los primeros signos positivos en el sector de la construcción… ¿Soplan vientos de esperanza? ¿Realmente “la crisis ya es historia”?

RESPUESTA: En los siete últimos años hemos caído hasta unos niveles de consumo de cemento que son casi idénticos a los de hace 50 años. Si bajaran aún más, nuestro tejido industrial, tal y como lo conocemos, sería imposible de mantener. No obstante, existen indicios para la esperanza. Los últimos datos de Euroconstruct prevén un avance del +1,8% para 2015, +3,6% para 2016 y +5% en la primera proyección para 2017.

En concreto, en el sector cementero, esperamos que en 2015 el consumo crezca en torno al 5%, y evidentemente como empresarios, deseamos que esa situación se prolongue en los próximos años. Pero siempre poniendo los pies en el suelo, ya que esos porcentajes se aplican sobre un volumen de negocio reducido a su mínima expresión en los últimos siete años.

Supongo que no podremos decir que la crisis ya es historia hasta que recuperemos los niveles de consumo propios de un país como España, que deberían rondar los 25 millones de toneladas, una cifra que no creemos que se recupere hasta 2022.

 

P.- ¿Qué balance hacen de este año 2014? ¿En qué momento se encuentra la industria cementera a día de hoy?

R.- Según las previsiones del departamento de Estudios Económicos de Oficemen, el consumo de cemento en 2014 no llegará a los 11 millones de toneladas, una cifra prácticamente idéntica a la alcanzada en 2013. El consumo per cápita se situará al cierre de 2014 en los 231 kg por habitante, una cifra similar a la del pasado año y que nos remonta al año 1962.

En un principio, debemos alegrarnos de que después de siete años de caídas ininterrumpidas de dos dígitos, el consumo al fin se estabiliza, pero lo cierto es que nuestra situación continúa siendo crítica. Nuestra previsión de crecimiento para 2015 es de sólo un 5 %, después de una caída acumulada de un 80% en los últimos siete años. Evidentemente, aún dependemos y dependeremos en los próximos años de las exportaciones para paliar las bajas cifras de consumo del mercado doméstico.

 

P.- ¿Qué porcentaje representan en la actualidad las exportaciones?

R.- Gracias al enorme esfuerzo del sector, estimamos que en 2014 las exportaciones ascenderán a  9,5 millones de toneladas, frente a los 10,7 consumidos en el mercado doméstico. Por lo tanto, las exportaciones suponen aproximadamente un 47% del total de la producción nacional.

No obstante, para poder mantener estas cifras, resulta imprescindible el apoyo del Gobierno en la creación de un marco regulatorio que permita a nuestro sector ser competitivo para exportar. El primer paso tiene que ser poder contar con unos costes eléctricos más racionales que nos permitan alcanzar unos costes de producción equiparables a los de otros países de nuestro entorno. Por poner dos ejemplos: los costes energéticos de los productores argelinos suponen un tercio de los que soporta la industria española, y en Francia la industria paga hasta un 15% menos por la energía.

 

P.- ¿Cuántos trabajadores y empresas hay ahora mismo en el sector cementero?

R.- En la actualidad operan en España 13 empresas cementeras, que emplean a 4.400 trabajadores.

 

P.- ¿Qué medidas adoptan desde el sector cementero para concienciar y/o contribuir a la sostenibilidad del medio ambiente?

R.- En un escenario como el actual, la búsqueda de la eficiencia en las instalaciones cementeras españolas es imprescindible, y debe ir necesariamente asociada a la protección del medio ambiente.

Por otra parte, las empresas del sector siguen trabajando activamente en la restauración de sus canteras, con el objetivo de hacer la explotación más sostenible, especialmente en cuanto al fomento de la biodiversidad.

Este enfoque de actividad sostenible se ha venido desarrollando mediante acuerdos voluntarios, con la administración central, las comunidades autónomas y las organizaciones sindicales, reforzando la adopción de las actividades para la reducción del consumo de recursos como herramienta para el establecimiento de un marco de operación transparente que permita la aportación de beneficios cualitativos y cuantitativos netos.

Las labores de concienciación medioambiental se canalizan a través de las fundaciones del sector; y especialmente a través de la Fundación CEMA –fundación tripartita en la que además de Oficemen participan MCA-UGT y CC.OO. Construcción y Servicios- cuyo fin principal es realizar actuaciones tendentes a concienciar y crear una cultura que haga compatible el progreso económico y social con el respeto al medio ambiente y a los recursos naturales, con la garantía de la salud de los trabajadores y ciudadanos para una mejora de la calidad de vida, tanto para las generaciones presentes, como para las futuras.

Por lo que respecta a las técnicas de producción, la industria cementera apuesta por la valorización energética en sus fábricas, ya que contribuye a minimizar el destino final a vertedero de los residuos y posibilita una mejor práctica para la gestión de los mismos. El uso de combustibles alternativos procedentes de residuos tiene además beneficios adicionales indirectos, como el ahorro de combustibles fósiles (carbón, petróleo) y la reducción de emisiones atmosféricas asociadas.

Además, desde el sector cementero se dedican importantes inversiones en I+D+i para desarrollar nuevos productos, que no solo son más respetuosos con el medio ambiente, sino que incluso contribuyen a mejorarlo. La sostenibilidad de una construcción debe de calcularse desde la extracción de las materias primas de los materiales hasta la demolición de la estructura al final de su vida útil (50 años). En un edificio, el 87% de las emisiones de CO2 se deben al uso del mismo durante su vida útil, el 10% a las que se producen durante la fabricación de los materiales, y el 3% a las que tienen lugar durante el proceso de deconstrucción. En la actualidad, pasamos el 90% de nuestra vida en edificios; y en Europa, el 42% del consumo de energía y el 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero se deben a los edificios. Así, varios informes de la Plataforma Europea del Hormigón revelan que los edificios construidos con hormigón permiten, en función de las condiciones climáticas de la zona y del uso de edificio, un ahorro energético de climatización de hasta un 67%. Este ahorro en el consumo energético representa una importante disminución de las emisiones de CO2, produciendo un ahorro neto de las emisiones al final de la vida útil del edificio.

 

P.- ¿Cuáles son las principales actividades impulsadas este año desde la Fundación CEMA?

R.- Como ya hemos dicho, Oficemen es solo uno de los actores que participan en la Fundación CEMA, junto a los sindicatos MCA-UGT y CC.OO. de Construcción y Servicios. Matizado esto, yo destacaría, entre las numerosas actividades llevadas a cabo este año: el desarrollo y ejecución del plan de formación sectorial; la organización de seminarios y jornadas informativas sobre las actuaciones en materia de desarrollo sostenible del sector; la elaboración de materiales divulgativos para promocionar el uso de combustibles derivados de residuos; el impulso de estas actividades en internet y redes sociales, y el desarrollo de estudios, que merece un capítulo aparte.

En 2014, destacaríamos la realización de la cuarta actualización del estudio “Reciclado y valorización de residuos en la industria cementera en España” (en colaboración con el Instituto Cerdà), y el “Estudio de los factores psicosociales en el sector cementero. Propuesta para la mejora de las condiciones de trabajo”, realizado este último en colaboración con el CTM y con financiación de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales.

Otras actuaciones destacables también han sido las animaciones 3D para promover los lugares de trabajo saludables en canteras y plantas de producción de cemento y el proyecto “Safecement”, realizado con financiación  del programa Erasmus+ de la Unión Europea.

Todas ellas y algunas más se pueden consultar en detalle en la web: www.fundacioncema.org.

 

P.- ¿Cómo fomentan la formación entre los trabajadores y las empresas del sector?

R.- Oficemen realiza este tipo de acciones a través de la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (CEMA), y en concreto por medio del grupo paritario de formación de la misma, en el que participan además de nosotros, los dos sindicatos mayoritarios, CC.OO. de Construcción y Servicios, y MCA-UGT.

 

P.- ¿Tienen cifras de trabajadores formados y en qué materias prioritariamente?

R.- Desde el año 2006, la Fundación CEMA se encarga de gestionar el plan de formación del sector cementero, financiado a través de las subvenciones públicas para la ejecución de Planes de Formación de ámbito Estatal de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo (FTFE). Y hemos de decir que con un resultado muy positivo, ya que durante este periodo, más de 4.800 trabajadores del sector cementero se han beneficiado de estas acciones formativas.

Adicionalmente, desde Oficemen se desarrolla un plan formativo complementario en materia de seguridad minera, con ayudas de la Secretaría de Estado de Energía.

Durante 2014 y con fondos de la Fundación Tripartita, se formaron 390 alumnos del sector cementero, 306 en la línea de seguridad y salud, 69 en desarrollo sostenible y 16 en gestión. Adicionalmente. También se formaron el año pasado 125 trabajadores en formación preventiva, para el desempeño del puesto de trabajo en materia de seguridad minera.

 

P.- ¿Qué necesidades formativas tienen detectadas en la industria del cemento, con el objetivo de ser más competitivos e innovadores?

R.- Principalmente las dedicadas al desarrollo sostenible, seguridad y salud, responsabilidad medioambiental, seguridad minera, mantenimiento y gestión.

 

P.- ¿Qué necesita realmente la industria cementera para recuperarse del todo?

R.- Desde Oficemen consideramos que es fundamental reactivar las inversiones en obra pública y apoyar al mercado inmobiliario con medidas que promuevan las líneas de crédito para la renovación y rehabilitación de edificios, así como fomentar la vivienda social. Para ello, en el corto plazo, sería necesario que los Presupuestos de 2015/2016 abrieran la mano a la inversión pública y que el Gobierno cumpliera con su promesa de ampliar el techo de gasto en infraestructuras.

Hay que tener en cuenta que entre 2007 y 2013 la inversión en obra civil disminuyó un 65%. Con las políticas “stop and go” llevadas a cabo en nuestro país en los últimos años, el gasto público, que alcanzaba el 4% del PIB en 2009, uno de los niveles más elevados de la UE y muy por encima de la media de la zona euro (2,6%), ha pasado a ser de un 1,5% en 2013, estimando un panorama recesivo hasta 2016 inclusive, cuando alcance el 1,1%.

Suscríbete gratis a nuestro boletín semanal de noticias.

=

He leído y acepto la cláusula de protección de datos del Boletín

Para no volver a recibir el boletín puedes darte de baja AQUÍ