Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Isidoro Miranda: “Hay una necesidad clara de renovación de nuestro parque de viviendas, pero el crédito no fluye a las familias"

Entrevista con el nuevo presidente de Oficemen

Entrevista
Fuente -

Elaboración propia.

Isidoro Miranda, director general de Lafarge España y Ecuador y director general adjunto del Grupo Lafarge, ha sido nombrado recientemente presidente de Oficemen.

Isidoro Miranda (San Sebastián, 1959) inició su trayectoria profesional en Lafarge en 1995 como director de Estudios Estratégicos del Grupo. En 1998 fue nombrado director general de Lafarge Asland en España. Previamente había trabajado como consultor estratégico en fusiones y adquisiciones en Londres y París.

En 2001 entró en el Comité Ejecutivo de Lafarge como director general adjunto para la División de Cemento, como responsable de la eficacia global de las actividades cementeras del Grupo y del desarrollo del modelo de negocio Advance, para reforzar el liderazgo de Lafarge.

En 2003 Isidoro Miranda pasó a ser presidente de la División de Yeso de Lafarge a escala mundial hasta 2007, cuando se convirtió en co-presidente de la División de Cemento, dentro del Comité Ejecutivo del Grupo, con responsabilidad sobre las actividades en Asia, Trading, marketing e innovación.

Isidoro Miranda es doctor ingeniero Industrial por la Universidad de Navarra, cuenta con un MBA por la Escuela de Negocios INSEAD (Francia) y ha sido Profesor Visitante de la Universidad de Stanford (EEUU).


PREGUNTA.- Partiendo de la premisa, en la que estamos de acuerdo, de que “nuestra actividad es fundamental para la reactivación económica y la creación de empleo en España”, ¿qué medidas se le ocurren que se podrían tomar para que nuestro sector se reactivara?
 

RESPUESTA.- Desde Oficemen hemos venido insistiendo en la necesidad de que las administraciones públicas pongan en marcha infraestructuras que son ineludibles, como por ejemplo las ferroviarias o las hidráulicas.

Y hay datos que lo apoyan. El nivel de depuración de aguas residuales en nuestro país todavía se encuentra en el 84%, incumpliendo el objetivo del 100% de la Directiva 2000/60/CE, lo que deja clara la necesidad de construir infraestructuras de depuración y saneamiento. Además, en España se pierde el 17% del agua suministrada por pérdidas en redes públicas de abastecimiento, mientras que un tercio de las infraestructuras de regadío tienen más de un siglo de antigüedad.

A esas obras públicas de nueva construcción habría que añadir la necesidad, cada vez más imperiosa, de mantener en condiciones adecuadas de servicio todas las infraestructuras desarrolladas en los últimos años en nuestro país, especialmente carreteras y autovías.

Y en la vivienda, hay una necesidad clara de renovación de nuestro parque. Pero el crédito no fluye a las familias y la confianza en el futuro es muy baja. Así la actividad está en niveles ínfimos. El Gobierno debe ofrecer medidas de reactivación temporales como un IVA reducido para la renovación, o una desgravación fiscal, o nuevos créditos para estos proyectos.

P.-Usted ha declarado que “desde Oficemen aportaremos soluciones sostenibles y económicas para nuestros clientes”… ¿Puede adelantarnos alguna?

R.- Llevamos años invirtiendo para aumentar la competitividad del sector, desde mucho antes de que se iniciara la crisis. Apostamos por sustituir en nuestros procesos de producción los combustibles de origen fósil por combustibles procedentes de residuos no reciclables. En 2012, el 24% de la energía que utilizaron nuestros hornos en la producción de cemento provenía de combustibles alternativos procedentes de residuos.

Además, a pesar de la dura situación que atraviesa nuestro sector en España, nuestros asociados han continuado desarrollando nuevos productos que se ajustan cada vez más a las necesidades del sector constructor, especialmente en el terreno de la construcción sostenible, con materiales que favorecen la eficiencia energética. En este sentido, avanzamos a pasos agigantados para ofrecer soluciones constructivas que garantizan que tanto la obra nueva como la de rehabilitación cumplen con los requisitos de consumo energético casi nulo establecidos por las directivas europeas, como la Directiva 2010/31/UE, y sus respectivos desarrollos legislativos nacionales.

Nuestros ciudadanos deben saber que una viga de hormigón se realiza emitiendo menos CO2 que la misma viga en acero. Y también que, gracias a la inercia térmica de nuestros materiales, las casas de hormigón tienen un menor consumo energético.

P.- Asimismo, parece que la seguridad de sus empleados es importante para usted, ¿qué medidas toman para hacer frente a ello? ¿Cree que la formación en PRL es importante para lograr ese objetivo?

R.- Uno de los objetivos principales de nuestra industria es garantizar y mejorar las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores, lo que se ha traducido en una reducción paulatina de los índices de siniestralidad sectoriales, que han consolidado a la industria cementera como una de las más seguras de nuestro país.

Prueba de ello son los recientes datos que ponen de manifiesto que el índice de incidencia de accidentes con baja de la industria cementera es seis veces menor que el del sector de la construcción, cinco veces menor que el de la industria en general y la mitad que el del sector servicios. Y todo ello, en una industria en la que hay múltiples trabajos en altura, o con elementos calientes o en espacios confinados, .. por no hablar de los vehículos que circulan en nuestras fábricas.

En concreto, entre 2003 y 2012, el índice de incidencia de accidentes laborales del sector cementero español se ha reducido un 65%; el número de accidentes con incapacidad temporal ha caído en un 73%; el índice de Frecuencia, un 66%, y el índice de Gravedad, un 57%.

Esto es fruto del esfuerzo continuado de todos: empresarios, trabajadores, sindicatos, contratistas, etc. Pero no por ello nos conformamos, sino que seguimos trabajando muy activamente, a través de la formación continua de todos los actores implicados en el proceso productivo, para mantener esta tendencia de reducción de la siniestralidad y conseguir el objetivo de ‘cero accidentes’.

P.- El sector de la construcción ha dado muestras de estar unido, tanto en los tiempos de bonanza, como ahora ante la adversidad... Muestra de ello, por ejemplo, es que cuenta con una entidad paritaria como la Fundación Laboral de la Construcción, en la que patronal y sindicatos aúnan sus fuerzas y liman sus diferencias para trabajar en pro de las empresas y trabajadores del sector… ¿Qué le parece la labor de la Fundación?

R.- La unión es imprescindible en el actual contexto. De hecho, desde nuestro subsector, también hemos impulsado desde hace años una entidad similar, denominada Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (Fundación CEMA), en la que desde Oficemen trabajamos codo con codo con los responsables de MCA-UGT y Fecoma-CCOO con el objetivo de llevar a cabo actividades de sensibilización y difusión en materia de prevención de riesgos laborales, formación, medio ambiente y valorización energética.

En el actual contexto de crisis no podremos sacar adelante el sector sin una estrecha colaboración. Ésta debe ser un objetivo prioritario para todos, empresarios y trabajadores. No olvidemos que generación de negocio y de empleo van unidos.

P.- En la Fundación creemos que los más y mejor formados serán los que antes encuentren empleo o los que mejoren el que tienen… ¿Está de acuerdo con ello?

R.- Evidentemente, la formación debería ser un elemento constante en el día a día de cualquier profesional que quiera mejorar en su sector. Algunos de nuestros asociados tienen programas de ayuda para sus trabajadores que han perdido el empleo. Y puedo afirmar que la tasa de recolocación de los trabajadores del cemento es más alta que la media. Nuestros trabajadores son de calidad por sí mismos y por la formación recibida.

P.- En 2012, formamos a más de 100.000 trabajadores de la construcción, ¿cree que la formación es un pilar importante para que el sector evolucione favorablemente?

R.- Como indiqué anteriormente, la formación ocupa un lugar privilegiado entre nuestros objetivos, ya que estamos firmemente convencidos de que incrementar la cualificación es una inversión que trae consigo una mejora en la competitividad de las empresas del sector cementero.

Con estos objetivos, todos los años se imparten cursos especializados que previamente se han definido en el Plan de Formación del sector cementero, cursos que se imparten tanto desde la Fundación CEMA como directamente desde Oficemen.


 

Suscríbete gratis a nuestro boletín semanal de noticias.

=

He leído y acepto la cláusula de protección de datos del Boletín

Para no volver a recibir el boletín puedes darte de baja AQUÍ