Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Las constructoras de edificación han reducido en España su participación en la producción, hasta el 3,6% en 2015, desde el 10,2% de 2008

Según el ‘Informe 2016 de la Empresa Mediana Española’, elaborado por el Círculo de Empresarios, las empresas de servicios inmobiliarios han avanzado posiciones en el ranking sectorial y tanto éstas como las de edificación cuentan con un margen de crecimiento de la productividad 

Reportaje

La semana pasada el Círculo de Empresarios presentaba el ‘Informe 2016 de la Empresa Mediana Española’, en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). Para realizar los análisis que se recogen en el documento se contó con la colaboración de Informa y BBVA Research.

En esta edición, el Informe incorpora un estudio monográfico del sector inmobiliario para analizar el impacto de la crisis. La principal conclusión es la fuerte reestructuración sufrida por el sector de la construcción de edificios en España, que ha reducido su peso en el Valor Añadido Bruto desde el 10,2% de 2008, hasta el 3,6% de 2015.

España es uno de los países de la UE con una menor dimensión empresarial, debido al elevado porcentaje de empresas de menos de 50 empleados. En concreto, en el sector inmobiliario, encontramos un número de empresas medianas y grandes todavía más reducido en términos porcentuales. De hecho, el 99,9% de las compañías que prestan servicios inmobiliarios, y el 99,8% de las que construyen inmuebles, son pequeñas o microempresas. Las empresas medianas tienen un peso del 0,6% en el tejido empresarial en España, frente al 0,1% en el sector de actividades inmobiliarias o al 0,2% en las constructoras de edificios.

En cuanto al tamaño medio de las plantillas, en el sector de edificación destaca Alemania, con una media de 11,1 empleados por empresa, debido a la elevada dimensión de las empresas micro (3,8 empleados), el doble a la correspondiente a las empresas españolas. Las empresas de construcción de edificios españolas tienen un tamaño medio de 2,9 empleados, inferior al resto de países, a excepción de Francia. 

Por otro lado, el tamaño medio de una empresa inmobiliaria es de 1,6 empleados, frente a los 4,6 empleados que corresponden de media en el conjunto de sectores de actividad. En todos los países considerados el tamaño medio empresarial del sector de servicios inmobiliarios es inferior al del conjunto de sectores.

La recomposición del sector inmobiliario 

Como ya avanzábamos, la crisis del sector inmobiliario ha tenido un impacto desigual entre las empresas dedicadas a la construcción de edificios y a las de servicios inmobiliarios. Esta divergencia ha sido especialmente intensa en España, donde las empresas de edificación han reducido su participación en la producción (hasta el 3,6% en 2015 desde el 10,2% en 2008), mientras que las de intermediación inmobiliaria han avanzado posiciones.

En contraste, las empresas de servicios inmobiliarios han avanzado posiciones en el ranking sectorial, proceso que también ha ocurrido en la mayor parte de los países de la UE. Dado que en España las empresas de intermediación inmobiliaria son 1,9 veces más productivas que las de edificación, esta recomposición ha tenido un efecto positivo en la productividad del trabajo en el conjunto del sector.

Y es que la productividad en el trabajo de las empresas españolas de actividades inmobiliarias sólo es superada por las francesas y las alemanas. Sin embargo, en el sector de edificación, España se enmarca en el grupo de empresas menos productivas debido a que el diferencial de productividad es muy acusado en las empresas de construcción de edificios de menos de 10 empleados.

La productividad de las empresas de edificación españolas aumenta significativamente con su dimensión, de forma que las empresas medianas son 2,7 veces más productivas que las microempresas. En términos comparativos, las empresas medianas españolas de construcción de edificios son las más productivas junto a las británicas.

Para finalizar el análisis monográfico de las empresas inmobiliarias, el informe apunta que la recomposición del sector inmobiliario en España, con un mayor peso de los servicios inmobiliarios (más productivos que la edificación), ha podido tener un efecto positivo en la productividad global. En ambos subsectores hay margen de crecimiento de la productividad vía mayor dimensionamiento de las empresas y de la industrialización de los procesos de producción en el caso de la edificación.   

 

Consulta el ‘Informe 2016 de la Empresa Mediana Española’, elaborado por el Círculo de Empresarios.

Suscríbete gratis a nuestro boletín semanal de noticias.

=

He leído y acepto la cláusula de protección de datos del Boletín

Para no volver a recibir el boletín puedes darte de baja AQUÍ